Aniversario de Letras Corsarias. Acto III: Héctor Abad

Héctor Abad Faciolince en el aniversario de Letras Corsarias Librería. Salamanca
Sábado, 19 de marzo, a las 19h. Con Ana Pellicer y María José Bruña

Esta tarde Héctor Abad estaba en La Haya siguiendo una decisión de la Corte Internacional de Justicia y pasado mañana visitará Letras Corsarias previo paso por Ávila. Hombre de mundo, periodista, observador atento, narrador compulsivo y explorador de lo fronterizo entre lo real-autobiográfico y lo real-ficción. Acaba de recoger el premio Cálamo a libro del año por su última obra, La oculta, un relato de apego a la tierra donde entrecruza la memoria con la potencia simbólica de su literatura.

La Oculta - Héctor Abad Faciolince - Letras Corsarias Librería SalamancaHéctor Abad nos deslumbró con El olvido que seremos, artefacto literario (“carta, testimonio, documento, ensayo y biografía”, decía Esther Andradi) con el que recordaba el asesinato de su padre –médico y activo defensor de los derechos humanos– a manos de unos sicarios a finales de los años ochenta. Aquel fue un libro catártico para el autor. “Diría que mi silencio verdadero como escritor lo viví entre los 27 años, cuando mataron a mi papá, y los 32, cuando al fin escribí mi primer libro de cuentos. En esos años yo viví en una especie de estupor. Me paralicé. Después, durante quince años, quise olvidar escribiendo otras cosas: libros alegres, humorísticos, incluso ligeros. Cuando pude al fin olvidar, gracias a la escritura, entonces quise volver a recordar, y escribí El olvido”, le cuenta en una magnífica entrevista-reportaje a Juan David Correa en la revista Arcadia.

La oculta es probablemente su libro más ambicioso desde entonces, un regreso a la tierra de su niñez, una finca en su Antioquia natal: “Esta es una novela en la que unos hijos de la ciudad descubren, atónitos, que siguen apegados a la tierra de sus abuelos, así ya no vivan en ella ni de ella”, afirma. Sobre ese símbolo de unión, la finca heredada (la “hijuela”), tres monólogos entrelazados recogen las voces de otros tantos hermanos, reunidos al morir su madre.

“Cuando sonó el teléfono era una hora opaca de invierno en Nueva York, muy temprano. A esa hora sólo llaman borrachos que se equivocan de número o familiares a dar malas noticias. Quise que fuera lo primero, pero era Eva, mi hermana”. Así comienza la novela (lee el primer capítulo), en la que Héctor Abad toma lugares y hechos próximos a su entorno y los modifica para construír un relato por donde pasa parte de la historia de Colombia. El autor diserta sobre las referencias en el artículo La verdadera ‘La Oculta’ en la revista Soho: “Vivimos en un extraño mundo mental en que las cosas reales se mezclan con las cosas imaginadas (mágicas), en que los recuerdos se adaptan a un relato”, escribe.

Con todo ese equipaje literario (en su web pueden leerse numerosos artículos y crónicas), es un placer compartir con Héctor Abad una tarde de finales de invierno en Salamanca.

Un comentario en “Aniversario de Letras Corsarias. Acto III: Héctor Abad

Los comentarios están cerrados.