Infantil y Juvenil

El maestro que se puso una silla en la cabeza: Centenario Rodari

Nació hace cien años y murió hace cuarenta, pero las ideas pedagógicas de este maestro italiano siguen totalmente vigentes. Y sus cuentos y retahílas continúan sacándole a los niños esa mirada que ponen cuando se les pica la imaginación y la fantasía.

Por Mercedes Brugarolas

“El niño, cualquier niño, es un hecho nuevo. Y con él el mundo empieza de cero”. 

Con esta frase de Gianni Rodari, cargada de significados, comenzamos nuestro homenaje particular a este gran escritor, pedagogo y periodista del que el próximo 23 de octubre se conmemora el centenario de su nacimiento. Cien años de un hombre que mostró al mundo sus ideas acerca de la pedagogía, ideas de absoluta vigencia aún por superar.

“La atención y la memoria no son mejores que la creatividad y la imaginación”. 

Sus textos, escritos en los años setenta, abordan reflexiones en torno al uso de la fantasía y la imaginación para afrontar el día a día, lo que le ha otorgado un lugar indiscutible en el mundo de la enseñanza. Su “fórmula especial” para eso, el binomio fantástico, consiste en reunir palabras que no parecen relacionadas, pero cuyo encuentro sirve de punto de partida a singulares historias. 

Un repaso a algunos de sus títulos da una idea de lo novedoso de su propuesta, que consiste en infringir las reglas a través de la invención y la imaginación. Así, en Escuela de fantasía medita sobre la educación; contiene un capítulo en el que enumera nueve formas de enseñar a los niños a odiar la lectura, un texto que todos deberíamos leer en algún momento. Gramática de la fantasía muestra cómo inventar historias para niños y cómo ayudar a estos a crear sus propios relatos, mientras que en El libro de los errores, Rodari juega con el lector a partir de errores ortográficos y gramaticales: en verso, en prosa o con adivinanzas, el autor nos recuerda el derecho a equivocarse.

“La lectura es un privilegio y no un deber”.

Su nombre queda firmemente unido a la fantasía infantil en los ochenta y noventa, y hoy contamos con maravillosas recuperaciones como Érase dos veces el barón Lambertoun hombre anciano y muy rico que da con una técnica oriental que le hace rejuvenecer hasta la adolescencia, ilustrado por el genial Javier Zabala. De Tomás Hijo son las ilustraciones de Retahílas de cielo y tierra, una selección de poemas de “moral, política y sátira”, y Maite Mutuberria pone unas bellas imágenes a El zoo de las historias, una serie de historias en cadena sobre animales que hablan y nos cuentan secretos que nunca podremos olvidar.

“¿Qué le ocurre a una violeta en el Polo Norte?”

En Cuentos para jugar, Rodari mezcla realidad y fantasía en historias con situaciones sorprendentes que ofrecen la posibilidad de ser resueltas de tres formas diferentes. Las mejores historias y rimas de Gianni Rodari, contiene relatos extraídos de libros como Cuentos por teléfono, y es en el Libro de la Fantasía donde podemos encontrar reunidas obras como estas y algunas más: El Planeta de los árboles de Navidad, Cuentos escritos a máquina o El juego de las cuatro esquinas

“El cuento de hadas es el lugar de todas las hipótesis”.

Cuando decide llevar la literatura a los más pequeños escribe Confundiendo historias, el relato distraído y erróneo del cuento de Caperucita Roja, lo que obliga al pequeño lector a corregir continuamente las palabras equivocadas. En ¿Qué hace falta?, refleja el equilibrio entre el hombre y la naturaleza y la poesía de las pequeñas cosas, y El hombrecillo de la lluvia, ocupado en abrir y cerrar grifos que se encuentra en cada nube, o Tonino el invisible, que habla de las relaciones humanas y de la interacción con los demás. Las Historias de Marco y Mirko parecen aventuras sencillas y cotidianas, pero reflejan el divertido mundo que Rodari es capaz de imaginar…

Podríamos seguir enumerando sus títulos, que con el centenario han encontrado una nueva vida, pero sirva esta pequeña muestra para recordar la figura de un pedagogo sensible, siempre atento a las necesidades infantiles, y para invitar al lector a dar un paseo por una obra que constituye un claro homenaje a la infancia. 

Selección Rodari

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00