Infantil y Juvenil

Libros que cobran vida: una selección de libros pop-up

Libros que esconden magia, que no se quedan quietos, que deparan sorpresas y detalles inesperados. El libro pop-up tiene una larga historia detrás y sigue siendo un regalo perfecto.

Por Mercedes Brugarolas

¿Quién no se ha sorprendido cuando emerge de las páginas de un libro una imagen desplegable que desafía la capacidad del delicado papel? Son los llamados libros en 3D, o libros pop-up, una maravilla de la ingeniería en papel que aprovecha y explota al máximo todas las formas de pliegue de este material, para deleite de niños y mayores.

¿Quién no ha regalado algún pop up para encandilar al pequeño lector con sus colores vibrantes y la magia de un animalito que sale fuera del libro? De hecho en casi todas las estanterías infantiles hay algún ejemplar con las solapas hechas polvo, pero que uno se resiste a jubilar porque sigue siendo de sus preferidos.

¿Sabías que los usuarios de los primeros libros móviles fueron los adultos, no los niños? Cuando uno contempla estos trabajos no podemos evitar acordarnos de los japoneses, pioneros a la hora de doblegar el papel y transformarlo en un arte que tiene siglos de historia. El caso es que los orígenes de nuestros libros móviles podrían remontarse a la aparición de solapas y ruedas giratorias muy básicas en un libro astrológico fechado en 1306. 

Asociados a trabajos académicos de astrología, anatomía o para códigos secretos, no será hasta en siglo XIX con la popularización de los libros ilustrados y los libros infantiles cuando comienzan a hacerse cada vez más espectaculares. En la década de 1990 han resurgido con fuerza con figuras como Robert Sabuda, Matthew Reinhart, David A. Carter, David Hawcock o Marion Bataille, auténticos maestros del libro pop-up o libro desplegable.

Solapas que se levantan, pestañas, troqueles, imágenes emergentes y mecanismos varios puestos al servicio de libros que traspasan el marco, fuerzan un material cotidiano y lo realzan hasta convertirlo en un objeto único, capaz de asombrar al lector más avisado.

La Biblioteca Nacional de España y coleccionistas amantes de los libros conservan y difunden como un tesoro algunos ejemplares históricos. El de la imagen de arriba –Le grand cirque international, publicado en 1887 y formado por 450 piezas–, pertenece a la colección de Ana María Ortega y Álvaro Gutiérrez.

Nosotros te proponemos una pequeña selección de los que sí se pueden comprar. Unos ya clásicos, otros nuevos, pero aún tenemos algunos más que te esperan en la librería…

Selección de libros pop-up

 

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00