Presentaciones

Por qué pasar la tarde de este sábado con Luis Boullosa

El crítico musical Luis Boullosa ha plasmado en Santos y francotiradores, editado por 66rpm, algunas de sus obsesiones en torno al Rock & Roll: la conexión literaria, la conservación de su origen arrabalero y disidente, la consideración social del músico en España. Supervivencia y creación, a través de entrevistas y análisis de la obra de un puñado de autores irreductibles. Como él. En Letras Corsarias, el sábado, 4 de febrero, a las 19h.

Por Antonio MARCOS. Hay frases que te van a rondar por la cabeza toda la vida. “Podría hacer daño el agua y no el licor”. “La sangre aún me hierve cuando pienso en mi mala suerte”. “Te abrazaste a tu sueño y ahora te da miedo de soñarlo mal, de pensar que se te va”. Esas tres están escritas por el mismo tío, Josele Santiago. Igual se te quedan porque vienen cantadas y con música detrás. “La canción es tecnología punta no superada, y permanecerá seguramente cuando experimentos más modernos y prestigiosos, como la novela, no sean mucho más que un recuerdo”, escribe Luis Boullosa en las advertencias de Santos y francotiradores. Pero dejemos ahí un momento a Boullosa hasta que venga Josele a encontrarlo.

Para contestar a la pregunta que da título a esta entrada, ahí va mi historia con Josele Santiago y Los Enemigos. He sido fan y he ejercido. Los habré visto quince o veinte veces, en cinco o seis ciudades distintas, desde aquella primera vez con Josele cayendo redondo en el escenario del Potemkin en la gira de Gas, hasta la última noche de las tres de su despedida en la Riviera. Les he entrevistado un par de veces, en grupo y en solitario, en vivo y por teléfono, he leído sus textos de despedida y de reencuentro, la biografía de los Kikes, entrevistas ebrias de proximidad de fans fancineros, la euforia viajera de aquel foro enemigo. Estuve en la organización del emocionante concierto doble en el grabaron Obras escondidas en el Teatro Bretón, los vi en su regreso como si fuera a misa. Tengo dos camisetas que ya no me pongo pero no tiro. Todo eso.

Cuando vi que en Santos y francotiradores había un capítulo titulado “Josele Santiago. Contra el miedo”, empecé por ahí. Y, en todo este tiempo de idilio enemigo, nunca jamás había leído una aproximación a sus canciones tan intensa y a la vez tan medida, tan apasionada y tan distanciada, como la de Luis Boullosa. Y nunca vi a un Josele tan dispuesto a hablar de cómo y por qué escribe y compone, de la vida y las ideas que se deslizan detrás de esas letras lo suficientemente oscuras para que hoy muchas de ellas sigan valiendo como el primer día. Seguí leyendo, y ahora soy fan también de Luis Boullosa. Esto va así, la cultura es relación.

Luis Boullosa (Madrid, 1975) es crítico musical y escritor, claro. “Es hermoso escribir –dice–. También difícil, al menos para mí: rápido en la idea, perezoso en todo lo demás, exasperadamente torpe en el proceso, siempre consolado por la convicción de que lo dejado para mañana concede un lapso de tiempo, ganado a la nada, en el que podrán aparecer ideas luminosa”. Siempre es difícil y lento hacerlo cuando aspiras a la precisión, a emparejar concepto y palabra, y está engrasada la guillotina que detecta la expresión débil o el discurso manoseado. Ha escrito poesía, novela y mucho sobre música, en revistas como Ruta 66. En la misma editorial, 66rpm, ha publicado El puño y la letra. Creación literaria y rock & roll underground, que ya recogía las mismas obsesiones que éste. “El truco está en tener un background sólido, algo de intuición, curiosidad y bastante capacidad de relación, no ya dentro del rock&roll, sino con mundos aparentemente distintos como el de la literatura o la filosofía. Y tener calle, porque el Rock nade de la calle”, le decía a Juan Terranova en una magnífica entrevista en la Revista Paco.

Helados derritiéndose en el asfalto

Santos y francotiradores es un volumen que tiene algo de dórico: una elegancia sólida de blanco sobre negro, el ansia de ir a lo esencial y la extensión de lo que requiere matices y digresiones. Su subtítulo, Supervivencia, literatura y Rock & Roll nos habla de su intención de bucear en los procesos creativos de músicos españoles que (sobre)viven en los márgenes de un contexto que, en sus palabras, “lo ignora o lo degrada”. Francotiradores que trabajan en solitario y con un neceser cada vez más ajustado y santos con una capacidad de obcecación que les hace resistir ahí, en ese fructífero fracaso. Un poco como la imagen que encabeza este artículo (un detalle de la portada de La vida mata, el tercer disco de Los Enemigos): helados derritiéndose en el áspero asfalto.

Santos y francotiradores - Luis Boullosa - Letras Corsarias Librería SalamancaBoullosa no es un nostálgico y anuncia que vivimos una época esplendorosa en la creación musical, una de esas olas en que la música apoya esa idea de “yo no soy así ni quiero ser así”. Algunos de los artistas que analiza en el libro ya están plenamente consolidados (Santiago, Fernando Alfaro, Rafael Berrio, Javier Colis, Niño de Elche) y otros –Cuchillo de Fuego, Naja Naja, Miraflores…– forman parte de ese circuito medio subterráneo: “Jamás ha habido tanta música increíble en este país como ahora. Nunca. Es una especie de edad de oro semiencubierta”, dice Luis en esta entrevista a Horacio Raya.

Así que, volviendo a responder la pregunta implícita en el título: la conversación con Luis Boullosa va a estar llena de pistas sobre nuevos grupos, plena de conciencia crítica y juntará las dos cosas que más nos gustan del mundo: literatura y música. Todo multiplicado por dos, porque le acompaña su colega Esteban Hernández, otro crítico de la misma escuela.

Sigue a Luis en Twitter y escucha sus dos proyectos musicales, Gog y las Hienas Telepáticas, y, en solitario, Broke Lord.

1 comentario en “Por qué pasar la tarde de este sábado con Luis Boullosa”

Los comentarios están cerrados.

Libro añadido al carrito
0 items - 0,00