Newsletter

Newsletter Corsaria 15: ¿Somos lo que leemos o somos lo que comemos?

Estábamos recordando aquella frase del siempre añorado Manuel Vázquez Montalbán cuando nos entró hambre: «España es una confederación de denominaciones de origen», decía, con esa facilidad suya para encajar el discurso político en las facetas más terrenales. Así que nos fuimos a la estantería de gastronomía para preparaos un menú degustación con algunas de las últimas obras sobre el tema. Al fin y al cabo, entre «somos lo que comemos» y «somos lo que leemos» no hay tanta distancia.
Pero antes un par de avisos:
Mañana, 4 de julio, a las 19.30h. nos visita Alberto Santarmaría para presentar La vida me sienta mal, un ensayo sobre lo inagotable del romenticismo, publicado por El Desvelo Ediciones.
Del 20 al 24 de julio repetimos Más que libros, el taller con el que el espacio de fomento de la lectura Un Punto Curioso te ayuda a convertirte en un pequeño editor de tus propias historias. Hay que tener más de 4 años y ganas de dar rienda suelta a la imaginación. Serán 5 mañanas, de 10 a 12h. y el precio del taller es de 50€. En la primera edición agotamos todas las plazas, reserva la tuya.

Los grandes chefs

Secretos de alcoba de los grandes chefs, de Irvine Welsh. Anagrama. Siempre recordaremos esta novela por  su personaje, Danny Skinner, un inspector que busca en las cocinas más famosas tanto los agujeros negros de salubridad como al padre que nunca conoció.
Confesiones de un chef, de Anthony Bourdain. RBA. Este libro lleva reeditándose desde hace más de diez años, los mismos que Bourdain lleva ejerciendo más como estrella mediática que como cocinero. Su acierto es que nos hace imaginar las cocinas de sus restaurantes como si fueran las de un vapor desvencijado tripulado por piratas malayos. Cuchillos afilados, excesos de todo tipo y un chef que comienza a vislumbrar por dónde va el negocio de la gastronomía moderna: ser una estrella del rock, pero un poquito más introvertida, es lo que tiene tirón.
El autor de cómic Christopher Blain visitó la cocina de Alain Passard y fruto de su fascinación por el trabajo de alto nivel culinario nos dejó esta delicada obra, a medio camino entre la crónica de campo y el recetario imposible de hacer en casa. En la cocina con Alain Passard, editado por Astiberri, nos enseña algunos de los secretos de la creatividad aplicada a la experiencia gastronómica.

Comer en casa

El festín de Babette, de Isak Dinesen. Nórdica. Seguramente todos hemos visto esa película tan coreografiada y suntuosa en la que una visitante francesa ofrece un festín a sus huéspedes en la Dinamarca de finales del siglo XIX. Ilustrado por Noemí Villamuza, la historia la firma Dinesen, seudónimo de esa aristócrata cafetera a la que también conocemos por su memorias de África.
El cocinero, Harry Kressing. La Bestia Equilátera. También firmado con seudónimo por un relevante economista americano, El cocinero quizá sea el libro más extraño de esta selección. Una extraña fábula que quizá nos esté hablando del poder de los nuevos profesionales sobre los aristócratas o también de que la decadencia de una civilización comienza por la refinación del gusto. Los Hill y los Vale, dueños de una comarca entera, y su relación con Conrad, un misterioso cocinero siempre vestido de negro que a ratos recuerda a aquel Clay Blaisedell de Warlock, la novela de Oakley Hall, y otras veces al protagonista de Yo que serví al rey de Inglaterra, de Bohumil Hrabal.
El paraíso de los hidratos de carbono. La moda de hacerse el pan en casa parece estar alcanzando más adeptos que la de fabricar tu propia cerveza. Y el fenómeno no hará más que aumentar porque Ibán Yarza acaba de fichar por El Comidista, el blog gastronómico de El País. Yarza es algo así como el vasco de Bricomanía pero sin tanto aparato. Desde su foro o con su magnífico libro El Pan, apuesta por la sencillez, la coherencia y la experimentación. Y lo explica todo tan bien que dan ganas de no volver a hincar el dinete jamás en una de esas baguettes que se ven ahora. También destacan con la harina las italianas hermanas Simili: sus libros Panes y dulces italianos y Pasta fresca han sido éxitos editoriales en su país y apostamos a que lo serán en el nuestro.

Ensuciarse con fundamento

Para algunas generaciones, la frase «niños en la cocina» no era sinónimo de niños cocineros sino de cuentos en la línea de Hansel y Grettel. Al margen de gincanas al borde de un ataque de nervios tipo Masterchel junior, el caso es que puede ser una actividad propicia para esos pequeños deseosos de ensuciarlo todo. En Mi primer libro de cocina, de Nathalie Pons, son los personajes de cuentos los que te van guiando por sencillas recetas hechas a medida de sus destinatarios.
Una cocina toda de chocolate, de Alain Serres y Nathalie Novi, propone un viaje desde América, su lugar de origen, hasta África pasando por Indonesia, con el chocolate como protagonista. Recetas, invitación al viaje y, de fondo, esa idea de que gran parte de los hechos relevantes del mundo han tenido como origen la comida.

Postre

Mantener la cadena del frío, de Ben Clark y Andrés Catalán. Pre-Textos. No es un libro nuevo, pero seguimos disfrutando de este poemario, premiado con el Premio Radio Televisión Española de Poesía Joven en 2011. La comida y sus avatares les sirve de punto de partida para ofrecer una lectura siempre iluminadora sobre la realidad.
Nos vemos la próxima semana. ¡Que aproveche!
Item added to cart.
0 items - 0,00