Memorias de un antihéroe

Kornel Filipowicz

15,90

En el prólogo de este libro, un admirado Zagajewski escribe que la prosa de Filipowicz es una filigrana que vista muy de cerca revela aspectos escondidos bajo el dibujo principal: “Aquí la filigrana es el humanismo. El hombre erguido, por mucho que lo intente, no es capaz de ocultar su nobleza, ni en la vida ni en los libros”. El autor las pasó canutas durante la ocupación nazi de Polonia y tampoco le fue bien durante el comunismo, pero en su escritura no hay gestos grandilocuentes ni truculencias. Sin embargo, tras leer esta novela corta uno tiene la sensación de haber vivido esa incertidumbre sobre la propia supervivencia, la de saber que tu vida está en manos de otros y que en tiempos así nunca se sabe demasiado bien quiénes son los otros. El protagonista es un cínico, un oportunista, un hombre que estaría en las antípodas éticas del autor, y ese distanciamiento convierte este libro en enorme literatura sobre algo que “sentados cómodamente en un sillón de Ikea” –como dice Zagajewski– apenas llegamos a concebir.

Editorial: Las afueras | Traductora: Teresa Benítez | Páginas: 128

Categoría:
Memorias de un antihéroe
Memorias de un antihéroe
15,90