Novela natural

Gueorgui Gospodínov

21,00

«Brindo por la jodida situación posmoderna, cuyos vicios distingo en vosotros”, le dice a unos escritores un vagabundo que realmente no es un vagabundo sino un escritor disfrazado de vagabundo porque quiere escribir una novela sobre vagabundos. Parece un trabalenguas. Pero aún hay más. Esta historia se le ocurre al protagonista de Novela natural, que también es escritor y que comparte muchos rasgos –como cargar siempre con una mecedora a cuestas– con el vagabundo. El búlgaro Gueorgui Gospodinov, autor de la novela, tenía una mecedora igual en el momento de escribir el libro.

Un libro que es como una matrioska a la que además le han echado muchas cosas dentro: una historia natural del váter, filosofía antigua, conversaciones pescadas al vuelo, versos sueltos, una novela compuesta de principios de otras novelas, listas, moscas. Si te gusta tanto como te desconcierta Los errantes, de la Nobel polaca Olga Tokarczuk, aquí tienes otro magnífico ejemplo de narrativa fragmentada.

 

Un hombre se está divorciando. La crisis que sobreviene coincide con la búsqueda de un grial literario en la forma de su propia novela. Muy pronto, el manuscrito acaba en manos de un periodista que se interesa por el destino del autor. Pero este se encuentra ya muy lejos. Tan lejos o tan cerca como puedan estarlo las palabras. Desde la más absoluta periferia, Gueorgui Gospodínov reinventa el concepto de novela posmoderna, condensando una miríada de narraciones y digresiones para perforar la densa melancolía que yace en el fondo de su relato.

Editorial: Fulgencio Pimentel | Traductora: María Vútova  | Páginas: 200

Novela Natural
Novela natural
21,00