Un mono marino se ha bebido mi Fanta

Daniel Llabrés Salinas

14,50

«Boom, boom, boom, boom». John Lee Hooker canta que va a dispararte. El tocadiscos suena a todo volumen. La habitación tiene aspecto «de territorio comanche, de zona cero, de la cacharrería del dicho tras el paso del elefante o, más bien, después del paso de toda la manada». La escoria del soul se dedica a lo que mejor sabe: drogarse al ritmo acelerado de viejos singles de modern jazz, rhythm and blues y northern soul. No sospechan que la muerte inesperada de un tipo al que han recogido en alguno de los tugurios que frecuentan está a punto de cambiarlo todo. A partir de ese momento, Duque, Moriarty, Santo, Boris, Kid Kubata y Olivia, su simpática bulldog, se verán envueltos en una trama delirante repleta de tipos malos obsesionados con un misterioso maneki-neko, el gato de la suerte japonés. En un periplo que les llevará del after más infecto de Valencia a la iglesia de Santa María del Mar, estos mods pasados de rosca tratarán de llegar a la otra orilla del fin de semana sin morir en el intento.

Editorial: Colectivo Bruxista | Páginas: 160

Un mono marino se ha bebido mi Fanta
Un mono marino se ha bebido mi Fanta
14,50