Se arrodillan para beber

Ángela García

12,00

Se arrodillan para beber nace del trato contemplativo con la palabra. Por la palabra los actos vuelven, con sus grados de temperatura, con su clima de riesgo. La palabra bebe esa distancia y se embriaga de un ulterior entendimiento sobre lo vivido, semejante al relato de un sueño, mientras los cuerpos son entes históricos que señalan la encrucijada de su destino. Es un libro que se abre y se cierra varias veces, y en esa reiteración se halla la revelación, la exaltación y la crudeza.

Editorial: Visor | Páginas: 76

Se arrodillan para beber
Se arrodillan para beber
12,00